Entrevista - Ed Is Dead (Especial "Change")

Entrevista – Ed Is Dead (Especial “Change”)

"Entrevistas, Zona DJs", por: - 3 junio, 2015

Detalles

Ayer, 2 de junio, tuvimos el placer de poder entrevistar a Eduardo Ostos, más conocido como Ed Is Dead, con motivo del lanzamiento de su álbum “Changes”. Un álbum, que podéis escuchar al final de la entrevista, y que bajo nuestro punto de vista, es EL ÁLBUM, con el que nos muestra quién es y todo lo que lleva dentro. Podéis haceros con él en iTunes, y atentos a sus redes sociales, porque hay preparada una versión física muy especial.

Oroviejo

Estuvimos charlando con él durante más de media hora, en la que le preguntamos acerca de todos sus proyectos, la producción, los directos y por supuesto, su álbum. A pesar de que la entrevista es un poco larga, no hemos querido privaros de ninguna pregunta, os recomendamos la lectura completa.

Ed Is Dead – Change

Aunque ya te pudimos preguntar en nuestra anterior entrevista, para todos aquellas personas que no la hayan leído, nos gustaría comenzar hablando un poco de tu primer contacto con la música y cómo llegaste hasta la electrónica.

Empecé con piano y luego con cajón flamenco, sin tener mucha idea, de pequeño con 8-10 años. De ahí lo primero que hice fue como grupos de hardcore melódico y de rock como Primeshock, Coilbox… De ahí pasé a irme de gira con Coilbox, y luego mas a metal y me cogió Sugarless, que por aquel entonces era una banda que tenía bastante éxito y ya empecé a hacer giras fuera.

Y de ahí salté a ser director musical y a trabajar con bandas de fusión como Huecco y cosas así. Y con toda la pasta que saqué de hacerme giras por el mundo monté un estudio de grabación. Siempre había hecho electrónica, bueno más rap que electrónica al principio. Y monté ese estudio, casualmente con el que era mi socio cuando tenía mi primera banda hace ya mucho, que era mi compañero de instituto que ahora forma parte de Dremen. Con él, tenía una banda horrorosa ¡y encima él cantaba!, y es la persona que peor canta de este universo jajaja.

Cuando nos encontramos montamos Baselab, que era como drum and bass con rap, dub… era electrónica y de hecho, estuvimos quedando con Asian Dub Foundation. Lo que pasa, es que en ese momento, no había salido todo el tema de Skrillex, ni del dusbtep y era un poco raro, no se si se entendía muy bien. Y de ahí, hasta ahora… y entre medias me he saltado muchas cosas jajaja.

Ahora cuando miras para atrás, han pasado muchos años. Y lo guay, es que todas las cosas que he hecho, desde el flamenco hasta el drum and bass, te suma. Me mola y no reniego absolutamente de nada, y eso que tengo unos bochornos increíbles…

Antes de hablar de tu nuevo álbum, cosa que nos apetece un montón, nos gustaría hacer un recorrido por tus proyectos, conociendo en qué momento te encuentras en cada uno de ellos. Nos gustaría empezar por los que son menos “electrónicos”, los cuales hemos visto que se han apagado… Void Camp y Vipership.

Cuando salió Void Camp era la hostia y en ese momento estaba Kaze (Paul Hard o Atica ahora), que es como mi hermano. Estábamos todos como muy motivados con la historia y era muy musical. Lo que me molaba es que era un poco el concepto de este álbum pero a base de instrumentos, tocar… y mezclado con electro que era en se momento con lo que estábamos flipados y acaba de salir Justice y todo lo de ese palo. Lo que pasa es que hemos evolucionado cada uno hacia un camino. Pues Kaze está ahora con su movida de Spinnin’ y más de volar, y yo estoy en mundo más de hacer música música. Entonces supongo que es difícil confluir otra vez.

Y Clarita está ahora en Londres, bueno ahora acaba de venir para una cosa en el Circo del Sol en Ibiza. A mi me encantaría que algún día nos juntáramos a ver que sale porque somos colegas. Kaze es un tío que admiro mucho porque es un fighter y Clarita también.

Con Clarita lo de Vipership fue un poco lo mismo. Yo llevaba 5-6 años súper metido en la electrónica y era como… necesito un poco de rock and roll, de garitos, de sala, de batería. Por eso, esas cosas las seguiré haciendo. A lo mejor el año que viene de repente vuelvo a necesitar percusión y me hago alguna movida con tocar.

Creo que está guay, que si solo te centras en una cosa y la haces todos los días, al final yo exploto, necesito hacer muchas cosas. Pero está parado porque bastante difícil es dedicarte en España a la música, por no decir que es casi imposible, como encima dedicarte a la música y diversificar tus energías en varias cosas. Si tienes una posición económica desahogada, pues supongo que sí, pero si tienes que hacer bolos, pinchar, hacerte vídeos, el disco, producir… ¡como para tener 3 ó 4 cuatro proyectos a la vez!

Ahora es el turno de E.B.O. formado por Ed is Dead, B-NY & Odille Lima y tu aka housero Sex Ed. ¿Qué planes tienes para ellos?

Con E.B.O. ha pasado un poco lo mismo. B-NY es mi compañero de pinchar, con el que más agusto pincho house, tech y cosas así; y Odille es como mi protegida o pupila, no se como decirlo.

Para mi, Ed Is Dead, ha sido importante este disco, porque antes la recomendación que te hace todo el mundo en España es  de buscarte otro nombre, porque vas a liar al público… Y este disco ha sido darme cuenta de que le jodan a la gente, con todo el cariño del mundo, pero esto es lo que yo soy: hago mucha música distinta y si os gusta bien y sino también. Claro, porque antes, no se si soy muy influenciable o son los años, pero hay gente que lleva más que tú y te dice que no puedes hacer esto, que tienes que ponerte otro nombre. Y es como sí, me lo pongo. Pero luego piensas, ¿por qué voy a ponerme otro nombre?, si me he tirado toda la vida para aprender a hacer esta música. Entonces, un poco de ese despiste fue lo de sacar Sex Ed… y ahora voy a unificar todo en Ed Is Dead. En el disco hay temas que son más cañeros, hay temas más house, hay temas más tranquis… y eso soy yo.

De eso precisamente queríamos preguntarte: ahora con este disco te has quitado todos los seudónimos y has dicho: “esto es lo mio”.

El otro día lo hablaba con Marc Marzenit, que es un tío al que admiro mogollón y me parece un gran artista y me decía que estaba pensando ponerse otro nombre. Y es como tío… precisamente tú, que eres muy músico ; porque en España nos faltan espejos en los que mirarnos y decir, voy a seguir los pasos de ese.

Y le digo: “¿Por qué lo haces?”. Y me dijo que no quería despistar al público. Yo le dije que probablemente a su público le mole y lo entenderá. Y hablábamos, ¿pero si voy a pinchar? Y en el fondo llevamos ya tiempo suficiente para saber que si vas a pinchar en un festival a las 5 de la mañana detrás de Paco Osuna no vas a poner la misma música que si están en una terraza en Ibiza a las 4 de la tarde. Entonces, la gente tendrá que confiar en tu criterio, aunque todavía es muy complicado lo de las etiquetas.

Y respecto a los sellos que co-diriges (Le petite mort musique y FBT Records), ¿qué producciones y de quién serán las próximas que podamos ver?

FBT es el sello del estudio por así decirlo, mi trabajo de oficina. Tengo estudio y hago música para mucha gente y hay cosas que sacamos por ahí. Es una cosa que hago porque me gusta, pero realmente lo que mimamos es Le Pepite, un sello que también tengo con B-NY y empezamos haciendo solo vinilo. Creo que vamos a abrir un poco el grifo con una serie de referencias en digital.

Me encanta fijarme en cosas que no son muy comerciales a priori, pero que es buena música. Por ejemplo, Malandra o cosas así que hemos sacado, que no sabes si es hype o si vas a vender 5.000, pero son cosas que lo oigo y digo “buah, que bueno”. Ahora estoy detrás de un tío que me encantaría ficharle. Se llama O mer, que no se si le conocéis pero le recomiendo muchísimo. Es muy underground, tiene tres temitas, pero es espectacular como músico. Eso es, a mi me ha costado mucho llegar,  si hay peña que son grandes músicos y lo oyes y dices me da igual si es moda o no, lo que haces… me da lo mismo si eres bueno.

¿Se podría decir que ahora nos encontramos en un momento donde lo underground está de moda?, ¿que toda esa música se está aceptando más?

Completamente de acuerdo pero con matices. Te pongo un ejemplo… No me gusta etiquetar lo de future garage porque no es sólo este rollo nuevo de Spinnin’, también está lo de Flume y más. De repente hubo un pelotazo y te pones a mirara temas: está de moda, pero sigue un patrón muy parecido. Coges los hi-hat de trap y dices sí, es undergorund joder… pero al final estáis todos encasillados utilizando los mismos recursos.

Por ejemplo, O mer tiene un tema, “Blind”, que he flipado porque es cómo ¡qué locura! ¡que guay!, no es nada parecido a nada que hayas oído, es súper musical y el tío ha hecho lo que le ha dado la gana.

Por último, antes de hablar de tu proyecto más importante, queremos remarcar que eres productor en Fashion Beat Team, donde has podido ayudar a decenas de artistas en sus singles y discos. ¿Algo que resaltar para este futuro próximo?

Ahora estamos en el estudio produciendo con Hollow Earth, un grupo de metal, rock, pero también tiene mucha esencia de The Prodigy, Foreign… es cañero. Estamos con la producción de su disco. Empiezo en una o dos semanas a hacer una producción para Rebeka Brown.

Yo acabo de terminar ahora, bueno estamos terminando con las voces, otro disco mío para después de verano con una pianista de jazz y flamenco, que estoy encantado porque es algo realmente raro y musical. Osea, es hacer un disco en el que la electrónica es importantísima, no es meter un loop encima de un tema, sino que es un disco de electrónica con flamenco y con jazz; con temas de 9 minutos, con 12 cambios, en 12 por 8… Realmente no es para todos los públicos, es algo complicado, pero es como… ¡que guay estar haciendo esto!, que puedes cambiar un poco y que es algo complicado. Sí, soy hiperactivo, que le vamos a hacer, jajaja.

Siguiendo con el tema de la producción… consideramos que eres uno de los artistas con más talento dentro y fuera de España, ¿has llegado a pensar alguna vez que es injusto que otros con menos conocimientos musicales sean más reconocidos que tú? ¿O lo que es realmente importante es estar contento uno mismo con su trabajo, más allá de la fama?

Buena pregunta… Creo que mi filosofía ha cambiado un poco este año, porque durante mucho tiempo he estado muy muy agobiado con aprender. Y cada año me iba metiendo cartuchos. De repente oía las producciones americanas con las voces de Beyonce, Britney… y pensaba que no sabía hacer las voces así. Entonces te infravaloras y piensas que no tienes el nivel y dices, venga voces; luego mastering… y te vas metiendo cartuchos. Y este año es el que me he dado cuenta de que sé más de lo que creo. Y he empezado a trabajar con gente top que yo les esperaba como con la libreta en plan voy a prender y de repente es como: “yo creo que se más que esta peña”. Entonces empiezas a confiar más en ti mismo.

Luego te das cuenta que hay gente como decís, que lo está petando y no les suena, no lo ves. Y al principio hay un poco de joder, pero si yo… pero luego piensas que da igual. Te jode a lo mejor a nivel económico de pensar que te estás dejando los cuernos y la gente no lo valora… pero al final llegas a un equilibrio. Yo ahora vivo de hacer música, que es lo que me gusta. Y con el disco estoy haciendo lo que me gusta de verdad. Es una especie de zen o de karma de decir:”la gente va y viene, el que sube muy rápido, también baja muy rápido”; yo estoy haciendo mi música y estoy flipado con cosas como lo de Ariadna, de hacer algo nuevo. Antes era mucho de fijarte en los demás y ahora me da igual completamente. Y se lo recomiendo a todo el mundo, porque yo he sido de la otra forma… y al final cuando estoy contento con lo que algo, me da igual, y a parte lo aplaudes, que en España somos muy criticones.

Y también hay que aprender, hay gente que no tiene a lo mejor conocimientos, pero tiene un don, un talento especial para el público, o se sabe juntar muy bien… Me preocupa un poco el mensaje que mandas, porque si es cierto que a mi me sigue y me encanta mucha gente joven que está empezando a producir. Entonces, el mensaje que creo que tenemos que dar es: “tenéis que estudiar un huevo y hay que echarle muchas horas”. Y a veces creo que se confunde, porque se le da a la gente un mensaje como que lo importante es el manager, levanta los brazos… o vistete de flashy; y no, hay que echar tiempo de estudio.

La electrónica  es la música que más posibilidades que creo que tiene, pero hay muchas cosas que son de mentira y mucho fake, de gente que no pincha o que no produce… y me encantaría que con el tiempo la gente se empezara a dar a cuenta y empezara a valorar a un tío que hace una sesión bien, a un tío que está pinchando a tres platos y haciendo varias cosas, o a uno que hace un live de verdad o a la gente que produce bien. Pero supongo que esto es largo y no vale quejarse de “mira es ese”, sino que hay que enseñar a valorar porqué esto es así. Es que en España somos para eso…

Nosotros creemos que si una persona ve un buen directo una vez o a un tío pinchando a tope, se dará cuenta de quién vale y quién no.

Sí, pero vosotros estáis metidos en el medio, para mucha gente no es así. Un guitarrista o un cantante, al final tiene que abrir la boca o tocar y hacerse un solo, y ahí le ves si sí o si no. No hay trampa, puedes tener las mejores pintas del mundo pero al final tienes que tocar. Pero en la electrónica hay muchas maneras de hacer trampa, muchísimas. Mola que la gente y nosotros empecemos a ser exigentes.

Sabes tocar el piano, la batería, la guitarra…. Y tus directos son de 10, tocas varios a la vez, imagínate si tuvieras 4 manos. ¿Qué más sabes hacer? ¿Cómo definirías tus actuaciones?

El piano mal… Yo estoy trabajando ahora con Ariadna, es una tía que ha sido becada en Berkley, ha tocado con Paco de Lucía, es pianista profesional. Vive desde hace años de tocar el piano por el mundo. Eso es tocar el piano. Yo se posicionar manos, se hacer cosillas con los instrumentos, la percu…, la batería si que lo he hecho de forma profesional. Los djs siempre ponen: yo he sido guitarrista, he sido tal… Y no, tu has estado tocando la guitarra con una panda de degollaos debajo de tu casa. Hay que tener mucho respeto a decir: yo soy pianista o yo soy guitarrista.

Mis actuaciones son lo que debería ser un live. Si yo me equivoco y la cago, necesito que la gente se de cuenta, porque si me equivoco y no pasa nada en el bolo, eso no entraña un riesgo, y si no tiene riesgo eso a mi no me motiva. En la electrónica para los directos hay mil cosas que hacer. Si tu lo que decides es tocar un cencerro que suena cada seis compases… Bueno si es en directo, pero no tiene ningún riesgo. No lo hago por tirarme el pisto, sino porque a mi me mola que no me salga algo y que sea un reto, porque sino se convierte en un coñazo.

El resto sería entonces un pseudo-live…

No a ver, yo he pinchado con discos, vinilos, cuando salió el live he pinchado con el live, he pinchado con Traktor, he probado muchas cosas. Pero necesito pinchar de verdad, con vinilos o cds, y tener que encuadrarlas, y que se me valla y ajustarlo, tirar loops… Pero porque eso es lo que me divierte. Si voy con todo hecho, que es súper respetable, cada uno haga lo que quiera, pero a mi no me divierte. Y en el momento que no me divierta, haré otra cosa.

Es el turno de conocer más sobre Ed Is Dead. Nuevo álbum y menudo álbum. Dijiste que no tendría nada que ver con lo que has hecho, cosa difícil teniendo en cuenta la gran cantidad de producciones que has realizado. Pero aún con esas has conseguido reinventarte ¿Qué has querido transmitir con él?

De primeras este álbum es el disco con el que “me lo he creído”. Siempre he tenido mucho complejillo con que no era lo suficientemente bueno. Por el otro lado, no quería parecerme a nada, evidentemente no tener influencias ni parecerse es imposible, pero no empezaba en plan: venga voy a hacer un tema de tech, y abres el proyecto y pones: 124. Eso ya te está definiendo para donde vas a tirar. Es simplemente decir: Quiero hacer algo mío, sin parecerme a nada, o por lo menos no de forma intencionada.

Uno de los miedos que tenía era que se convirtiera en un cuadro donde una cosa no tiene que ver con la otra. Pero al final he conseguido mantener la unidad, que viene por las progresiones de acordes a las que tiro, yo casi siempre soy oscuro, siempre tiro a menores, quitando “Crystal Sands”, que es la única que tiene una resolución más feliz. Al final es mandar el mensaje de: esta es mi música, y hago canciones que a ratos son oscurillas, y a ratos son tristes, y es así. Y da igual si hay un bombo a 120 o a… 60.

Una de tus frases más destacadas respecto al álbum es el concepto de “la vertiente más orgánica de la electrónica”, esto básicamente quiere decir música electrónica con prácticamente todo sonidos analógicos, grabaciones, etcétera. ¿Hasta qué límite lo has llevado? Te vimos en un vídeo grabando unas percusiones “arenosas”. ¿Está todo grabado por ti? ¿Algún otro sonido tan curioso como el mencionado?

A ver, no soy purista, las posturas radicales me parecen estúpidas. Me encanta el analógico, pero también muchas cosas digitales. Yo intento coger de lo que más me gusta lo que necesite. A lo que me refiero, por ejemplo es a no usar loops, no usar una secuencia que ya esté hecha. En el disco seguro que hay alguno, solo que bien recortado, editado y tal. Tampoco soy muy de coger librerías en plan “Vengeance Vol. 05 incredible for your track” (Risas). Ya llevo muchos años y no me parece el proceso adecuado.

Respecto a las grabaciones, obviamente me gusta grabar, tengo un estudio y tengo esa posibilidad. He grabado locuras de arena y cosas así, de vinilos… No me acuerdo de todas, pero había también unos arañazos en un ampli… Pero no es por fliparse, es porque me gusta ese sonido, y tardo menos grabándolo que intentando recrearlo con síntesis. Hay mucho suspiro y respiración, que me mola mucho. También mucho grano intencionado, como el bombo de “Praise”, que es un bombo sampleado de un vinilo, y el grano es intencionado.

 

A los productores y djs, esta pregunta les interesará mucho. Desde antes de que saliera te vimos muy enamorado de la Roland Aira TR-8, y siempre has sido un productor enamorado del Hardware. Además de esta máquina, has usado por ejemplo en “Praise” una línea de bajos muy potente, que para haber seguido el espíritu del álbum, será también analógica. ¿Cuáles de tus “cacharros” has usado para el álbum?

El arpegio de “Praise” está hecho con un Ms-2000 de Korg. También he usado Virus, un Mpc-2500… Luego de dinámica hay Avalon, hay milenia, hay un Newman u87, guitarras hay un huevo, aunque muy cubiertas. Y de sintes… Yamaha he usado bastantes cositas, el DTX 12 me mola mucho para componer, hay una percu de tenori, pero solo son dos notitas sampleadas. Pero igual… hay siete millones de plugins y de instrumentos virtuales. Diferenciar entre analogico y digital es un poco estúpido, al final es lo que te mole.

Suponemos que adquirirán mucho protagonismo en estos nuevos directos de los que se hablaban con la venida de tu nuevo disco, pero la verdad que sabemos poco de ellos. ¿Puedes contarnos un poco más sobre tus futuros directos?

El live está siendo complicado, en Madrid hemos hecho 2 o 3, pequeñitos. Porque por ejemplo, quiero que venga toda la gente que ha colaborado en el disco, y tengo que cuadrar la agenda de seis personas. Quiero también que haya músicos en ciertas partes: Ed que toque la guitarra, o Ale Acosta de Fuel Fandango…

Estamos intentando presentarlo aquí para julio, pero sinceramente… Viendo las agendas de la gente no se si va a ser para julio o para después de verano. Pero vamos, el live está montado, y de hecho hace poco tuve que hacer uno en matadero, donde me llevé lo que llevo para tres personas y acabé sudando tinta. Intento también, en la medida de lo posible, no llevar ordenador. Quiero que sea tocado todo, es uno de los retos que tengo. Que a ver, el último que hice llevaba el ordenador, no es por ser más guay, es una cosa personal, me mola que la electrónica se toque.

Para terminar con tu nuevo disco, el cual nos ha encantado, si tuvieras que definir cada uno de los temas con una o dos palabras, ¿cuáles elegirías? Ya sabemos que es algo complicado…

Bueno a ver… Me saco la chuleta. ¿!En dos palabras!? Me lo estáis poniendo complicado.

Change: Sensibilidad e identificación.

Shame: Africa y Hipster.

Praise: Solemnidad y Oscuridad.

Black: Innovación.

Still Around Here: Alguien de rock haciendo Techno.

My Man: Blues hecho electrónica.

No Rush: Tema fácil.

September: Alegre, Pista.

Crystal Sand: Final Feliz.

Como recordarás, nos gusta terminar las entrevistas con una pequeña anécdota de los artistas. Desde que ya hablamos a finales de 2013, ¿con qué nos vas a sorprender?

Cuando grabamos “Change”, que lo grabé con Nicole en el estudio, no recuerdo que hora era, ella tenía que irse a Barcelona, pero teníamos que grabar el tema y no teníamos cejilla para la guitarra. Estuvimos probando con mil cosas del estudio pero nada funcionó, y acabamos yendo a una ferretería a por una crimpadora para madera, que sirve para agarrar dos tablones, eso puesto con una bolsa de gomas apretando las cuerdas… Tenías que ver la guitarra con un pedazo de bicho ahí puesto de cejilla. Yo hice foto de eso pero no se donde está… Al final se quedó esa guitarra, ¡es la que está en el disco! Tampoco es para reirse mucho, pero es curiosa.

Salir Comentario (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *