La verdadera historia de 'A Summer Story'

La verdadera historia de ‘A Summer Story’

"Crónicas, Opinión", por: - 4 julio, 2016

Detalles

El pasado fin de semana tuvimos el enorme placer de asistir a la celebración de la segunda edición de ‘A Summer Story’, que venía cargada de buenas sensaciones gracias al magnífico planteamiento que ha tenido este para ambos días del fin de semana.

Dreambeach300x250

La historia de 'A Summer Story'

Durante toda la semana se oye hablar de ‘A Summer Story’ como un festival ya posicionado como uno de los grandes cultos a la música electrónica de nuestro país, no es para menos y encima en la capital, donde este sector había sufrido una gran derrota provocada por el ‘mal hacer’ de algunos.

Las cosas bien hechas resultan doblemente buenas y eso pudimos encontrar los más de 45.000 asistentes que acudimos a ‘La Ciudad del Rock’ de la madrileña localidad de Arganda del Rey.
Una puesta en escena similar a la de la primera edición, con tres escenarios, sonido mejorado y un cartel que nos dejaba lo mejor de los sonidos más oscuros y sofisticados del panorama, junto a los nombres que llenan estadios y festivales de otro calibre internacional.
Todo ello dividido en un viernes y un sábado para recordar como uno de los mejores fines de semana musicales del año.

El viernes era la noche de los bailes con los amigos, de encuentros con conocidos, de emociones a flor de piel y los pelos de punta.

Un ‘Main Stage’ a rebosar para ver a Paul Kalkbrenner, una de las actuaciones más esperadas por todos. El alemán inundo Madrid con sus temas, los antiguos que le han hecho llegar a lo más alto y con los más nuevos; desde ‘Feed Your Head’ hasta ‘Sky and Sand’, mientras anochece, ¿qué más se puede pedir?

Solomun, el capo de Dyinamic Records, sería el siguiente en aparecer para dar paso al ‘súper’ b2b entre Adam Beyer y Joseph Capriati. Un b2b exclusivo por lo que representa. La cabeza de Drumcode con el que está llamado a ser uno de los mejores en esto del ‘Techno’. La contundencia ‘Drumcode’ en estado puro con sus dos máximos representantes. Temblaron los bajos. Temblamos todos. ‘A Summer Story’ ya había entrado en la lista de los mejores festivales de nuestro país.

Entre tanta contundencia, Karenn cogía los mandos. Si Karenn coge los mandos significa que vienen curvas. Blawan y Pariah no se andan con tonterías en esto de la contundencia en sus ‘live’ y no estoy del todo seguro si la gente estaba al tanto de lo que les esperaba durante las casi dos horas de actuación de ambos. La oscuridad se apoderó de ‘A Summer Story’, una oscuridad telepática dirigida hasta lo más profundo de cada uno de ellos.

Aunque como siempre, después de la oscuridad siempre solemos ver la luz, o en este caso, a Paco Osuna. ‘¡Ay, Paquito!’. Una de las mejores sesiones que le recordamos. La noche no estaba para menos, claro. Paco dejó claro que esta en uno de sus mejores momentos, superando problemas de salud para actuar con más fuerza y quemar los pies de todos aquellos que acudimos a escucharle siempre que podemos.

Cerraba Joris Voorn y empezaba fuerte, muy fuerte con un tema que saldrá a la luz próximamente y que se sintió como una explosión cuando todo ‘A Summer Story’ estaba ‘patas arriba’ tras el sensacional set de Paco Osuna.
El holandés, que pasó el fin de semana entre Madrid y Ámsterdam, volvía a ser la guinda perfecta para el primer día. ‘Ringo’, ‘Goodbye Fly’, sonaron en ‘La Ciudad del Rock’ dejando al público con ganas de quedarse hasta las 12 de la mañana si hiciera falta.

La historia de 'A Summer Story'

El sábado tocaba saltar con los amigos, vibrar de emoción con la música de la infancia para otros, de cantar los temas que nos acompañan durante el día a día en la radio, en la televisión. Era el día de la música de todos, donde la felicidad y los artistas que encabezan los ‘Main Stages’ de festivales como Ultra y Tomorrowland se reunían en Madrid, para todos nosotros.

Pudimos ver nombres como Loco Dice, Robert Hood o Âme, pero los platos fuertes estaban servidos, el primero ‘Oro Viejo’, el más grande de la historia. Ocho horas sólo para Nano en el que había sido el ‘National Stage’ el viernes, durante las cuales deleitó a todos con la historia de la música de baile nacional, de ‘remember del bueno’, una sesión que sacaría lágrimas a muchos. En el escenario, con una media de edad más alta que el resto, reinaba el buen rollo y la energía con míticos temas como ‘Metalhammer’ de And One, ‘Lover Why’ y un largo etcétera.

Y el segundo para el ‘main’ y su gran sonido con Headhunterz; o Steve Angello y su ‘Payback’ o ‘Children Of The Wild’, con el que los asistentes se dejaron la voz. El canadiense Deadmau5, que volvía a Madrid para cerrar esta segunda edición de ‘A Summer Story’, que efectivamente, posiciona al festival como uno de los ‘must’ para la temporada de verano en la capital y en todo el país. Aunque no vimos uno de los escenarios especiales con los que actúa normalmente, a pesar de tener 10 minutos de intro, bailamos sin parar con muchos de sus temas más conocidos, nos reímos con sus bromas y pudimos enorgullecernos de saber que Norteamérica debía aprender de festivales y público como éste, según dijo al despedirse.

Weekendbeach300x250

Etiquetas

Salir Comentario (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *