Twist Club vuelve fuerte a la noche madrileña al ritmo de Dirtyphonics.

Twist Club vuelve fuerte al ritmo de Dirtyphonics y Neonlight

"Crónicas, Opinión", por: - 28 septiembre, 2015

Detalles

El pasado sábado 26 de Septiembre Twist Club nos citaba a orillas del Manzanares, en la sala La Riviera, con un cartel que apenas nos podía hacer idea de la que se nos venía encima.

Dreambeach300x250

10 years of Twist Club

Entramos al ritmo de Bombass Brothers, que ya estaban calentando el nuevo equipo de sonido con un set muy potente dejando claro que en España el Drum&Bass está muy vivo, en una sala que se iría llenando conforme se acercaba la hora del set de Dirtyphonics.

Finalmente y en consonancia con los horarios, a las 3 en punto aparecieron en cabina Charly y Pitchin (Dirty DJ Duo) continuando con el ritmazo con el que les dejó Bombass Brothers para, a los diez minutos, parar la música, felicitar al Twist por su décimo cumpleaños, y comenzar un set memorable con su último lanzamiento “Anonymous”.

Con un público entregado se lanzaron a mezclar temazo tras temazo con una habilidad reseñable y tocando todos los géneros por los que han pasado a lo largo de su carrera, pasando del drum&bass al dubstep e incluso al electro house con temas como “Mr. Happy” (Hazard & D. Minds), un clásico en sus sesiones; el remix de Habstrakt a su tema “Hustle Hard”; y temas míticos como “Jump around” de House of Pain, con el que pusieron la pista patas arriba.

Tras el set de Dirtyphonics le tocaba el turno a uno de los djs revelación del Dreambeach 2015: el alemán Neonlight, que haciendo honor a su sello Blackout Records empezó su sesión con lo último de Noisia, “Dead Limit”, tema que va a dar mucho que hablar ya que lo pudimos escuchar hasta en tres ocasiones a lo largo de la noche (Bombass Brothers, Dirtyphonics y Neonlight), para no pisar freno y terminar de exprimir las energías de un público que lo dio todo, dejando claro que MADRID QUIERE DRUM&BASS.

Ya a nivel personal dar las gracias a Twist por lo bien que nos trataron y por animar la vida nocturna madrileña con bass music de calidad. El único punto negativo de la noche, los precios escandalosos de la sala La Riviera, ya que no pueden cobrar 5 euros por una botella de agua ó 7 euros por un refresco/cerveza.
Quitando esto no nos queda mas que felicitar de nuevo a todos los que han hecho posible que Twist Club vuelva ser una realidad, y dar la enhorabuena a La Riviera por su nuevo equipo de sonido que promete dar mucha guerra.

¡Larga vida al Drum&Bass!

Banner Aquasella

Salir Comentario (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *