Tomorrowland 31.12.20 | Crónica

Tomorrowland es el sueño de cualquier amante de la electrónica y la pasada Nochevieja fue la mejor excusa para vivirlo sin moverse de casa.

Ya en Holanda existía un festival desde 1993, Mysteryland, que con sus decorados evocaba a un cuento de hadas. Este festival sigue en marcha cada año en los Países Bajos.

Tomorrowland vería la luz en tierras belgas en 2005. Para la quinta edición, el festival reuniría a más de cien artistas internacionales. Sin duda el mayor hito fue su sexta edición. Verano de 2010, David Guetta y Swedish House Mafia como máximos cabezas de cartel.

Las entradas se agotaron incluso a días de comenzar el evento. Al año siguiente, séptima edición, el festival añade un tercer día. Las entradas se agotan ya en la pre-venta. Todo el mundo deseaba ir al festival. Estábamos ante la fiebre de Tomorrowland.

La evolución del festival con el paso de los años es proporcional a su repercusión internacional. Solo necesitamos comparar los escenarios principales de 2006 y 2019. Una auténtica barbaridad. Tomorrowland se ha convertido en La Meca de la electrónica. En la actualidad, la presentación por sellos discográficos para cada escenario y día ha sido una de las mejoras más aplaudidas.

Tener la posibilidad de disfrutar en dos fines de semana de los sellos más importantes de la escena siendo representados por sus máximas estrellas está al alcance de pocos festivales.

No faltaron las banderas en la edición  digital. Esas que unen una masa de gente con un único objetivo. Bailar y disfrutar al máximo de la experiencia.

Los cierres de Sub Zero Project y Charlotte de Witte fueron actuaciones muy destacadas.

Los detractores del formato están ahí, cierto, aunque las cifras no mienten. Esta nueva edición digital de Tomorrowland reunió conexiones de 151 países distintos. Donde destacaron alemanes, belgas, estadounidenses, holandeses y británicos como países con más espectadores.

Entre las más de veintiuna horas de música, al fin pudimos disfrutar de nuevos lanzamientos. Entre los que destacan los remixes de David Guetta del tema de Fleetwood Mac ‘Dreams’ y de Charlotte de Witte con el ‘Desire’ de Bob Moses.

Sin duda una experiencia nueva y formidable a la que agradezco la invitación por parte de Woo Media y su máximo representante Ibai Cereijo.

Sé el primero en responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *